01 marzo, 2015

Reseñas que debí haber escrito en su momento 2: Yes / Heaven & Earth (2014)

Tres años pasaron y las cosas cambiaron en Yes. Steve Howe ya no forma parte de Asia y Benoit David cedío su lugar para ser sustituído por Jon Davison, vocalista del grupo Glass Hammer. Otra vez a salir de gira para ganarse al público, reinventar la rueda presentando tres albumes clásicos para demostrar que aún pueden rockear, aunque sea limitadamente y, al menos, no volver a tocar Owner of a Lonely Heart que no ha dejado de ser una bendición / maldición desde 1983.

Otra vez la expectativa alta, al tener un compositor nuevo y un productor recién invitado, Roy Thomas Baker, anterior productor de Queen y The Cars. En teoría todo parece bien. Elementos nuevos, ideas nuevas.

Desde que vi la portada, debí sospechar que algo no estaba del todo bien. La pintura original de Roger Dean es una amplia explosión congelada, llena de gélido vigor y detalles plasmados casi al azar. Esa versión la dejaron para el interior del booklet, para la portada redujeron la imagen y la dejaron al fondo, precedida de un follaje que a mi parecer opaca el vigor de la imagen original.

Pero eso es lo que representa, un disco sin vigor. Un Yes light. Toda la imaginación reducida a un segundo término. Un disco de transición de estilos, en el mejor de los casos.

Entiendo perfectamente lo que buscaban lograr: Aprovechar a un buen vocalista que sabe escribir canciones melódicas y concebir un album preciosista. A Thing of Beauty... pero algo no funcionó bien, es evidente desde que uno percibe la diferencia de sonido con el predecesor inmediato, Fly from Here. Donde Trevor Horn definió los momentos suaves contra los fuertes y mantuvo al grupo en forma, Roy Thomas Baker hizo lo contrario, dejó al grupo que definiera las composiciones por su cuenta, sin aportar una firme opinión externa, limitándose a grabar todo lo más impecablemente posible. 

El grupo se fué de gira a toda prisa, dejando la tarea de la mezcla a Billy Sherwood (miembro constante desde los 90) y revisando los resultados por internet. Demasiados descuidos por todas partes. No es un disco perdidamente malo, si esto es lo que hacen a la carrera y como que no queriendo, ahi está Fly From Here para demostrar lo que pueden hacer cuando están entusiasmados y bien enfocados en un proyecto.

Siempre ha existido entre la audiencia la idea de que "un gran disco de Yes" está a la vuelta de la esquina. Motivos los hay, pero también hay que reconocer que estamos más cerca del final del camino para el grupo con cada año que pasa. Jon Anderson ha tenido más recaídas y operaciones que éxitos en la radio, y es poco probable que regrese. Chris Squire y Alan White se ven y se oyen gastados, esa es la razón por la que su música se oye a un ritmo más pausado en sus conciertos. Steve Howe y Geoff Downes no tienen freno, pero dudo que se atrevan a salir de gira con músicos de reemplazo y llamarse a si mismos "Yes" y que los fans los acepten.

Supuestamente hay material que no se terminó de grabar, pero no hay garantía de que sea editado en un disco nuevo. Si llega a ser así, espero que se consigan un productor más moderno. Steven Wilson de Porcupine Tree, ha hecho excelentes re-mezclas de los discos clásicos, tiene un excelente oído para el sonido de Yes y sería genial que le dejaran el tiempo suficiente para crear entre todos una pieza notable. Si no ocurre nada entre estos meses de inactividad, entonces si tendremos que aceptar que este fué el último disco y conformarnos con verlos convertirse en un acto de nostalgia por completo.

Entonces... Canciones buenas? Believe Again, The Game (muy larga para ser pop!) Light of the Ages (demasiado corta, le faltó tiempo para tomar contundencia, aunque es mi favorita de este disco.) Subway Walls (Dejaron la mejor para el final) y quizá To Ascend. Canciones irregulares? Todo lo demás...

Escuchar Heaven & Earth en Spotify.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario