01 diciembre, 2008

Touch of Grey... In the Dark

Sabado 29, 1:00 am: me desperté para orinar y subitamente me desmayé, no era la primera vez y sé muy bien como se siente un desmayo y este no lo vi venir... un completo blackout.


Varios minutos después volví en mi, tendido en el suelo hacia arriba, helado e inerte, solo. Fue muy difícil ordenarle al cuerpo que se mueva cuando no lo sientes ni sabes donde estás. Como pude me introduje en la cama y me dormí nuevamente, tenía escalofriós.


A la mañana siguiente, con un golpe en la frente, otro en la mano y en la cadera, revisé el cuarto... frente a la cama con base de madera está el restirador esquinado en la pared de concreto, pude haberme golpeado con cualquiera de las tres cosas y sin embargo caí de espaldas sobre el tapete que cubre el concreto de un cuarto en obra gris. Sólo una arruga en el tapete delata mi involuntario desplome; lo acomodo y procedo a hacer la limpieza.


00:30 am: Vengo en un destartalado taxi desde Escobedo hacia mi casa en Monterrey, a la altura de Cervecería, levanto la vista de mi encierro y la plática sobre la eliminación de los Tigres para darme cuenta que justo frente a nosotros un vehículo abandonado enmedio de la avenida no está avanzando.


Oscuro, sucio y opaco con el cofre levantado, los stops sólo se iluminaron con nuestros faros delanteros mientras el taxista (un DJ de table retirado) torció a la derecha... para nuestra suerte nadie más venia atrás nuestro ni por los costados.


El taxi no resistió la maniobra y un fusible se quemó, nos tuvimos que orillar por completo para cambiarlo y poder seguir adelante... echando madres hasta el Santuario por la imprudencia de abandonar un auto en medio de Cuauhtémoc sin siquiera hacer el intento de retirarlo.


I will get by... I will survive. The Grateful Dead (1985)
Yo prevaleceré.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario