18 marzo, 2007

Obra Gris

Hace muchos años, en un pequeño suburbio del sur de Monterrey, tres muchachos que pasaban sus vacaciones de verano se encontraron con un evento (o ellos mismos se lo buscaron?) que desembocarìa en un frènesi homicida. En la forma de un depredador inconciente de su entorno, que se alimentaba de ratas, perros y si la ocaciòn lo ameritaba... humanos.

El suburbio es atravezado por un canalon que corre a cielo abierto, pero algunas de sus ramas corren bajo las calles del lugar... uno de
estos provenientes de una colina que separa al suburbio del resto de la ciudad; en su cumbre se construyò un multifamiliar que durò muchos años abandonado desde que su cuidador fue hallado muerto.

Probablemente esto fuè lo que pasò.

3 comentarios:

  1. Holas y gracias de nuevo por el comentario en mi blog y que tal la calor por alla...Un abrazo y creo adivinar que vives por Cumbres, yo tengo raza por San Nicolas de los Garza..en fin!! a tus ordenes!1

    JESUS ANTONIO

    ResponderEliminar
  2. Más bien soy de la Indepe, (Del mero San Luisito como reza nuestro corrido) el problema con Monterrey es que casi todo son colinas a excepción del centro, pero el clima es igual de errático y desconcertante para todos.

    Muchas gracias por tu visita y seguiremos en contacto!

    ResponderEliminar
  3. NI ME DIGAS LO SE VIVI UNA TEMPORADA POR ALLA!!!
    Un abrazo!!

    JESUS ANTONIO

    ResponderEliminar